La más dura de las Batallas

El pasado sábado Andy afrontó el reto más duro de los disputados hasta la fecha. La Batalla de Rande, una de las travesías más duras del mundo, se ha superado en su quinta edición.

20160625_110855Todo empezaba en la playa de Rodas, donde un agua transparente y fresca a unos 14º, con sol brillante y brisa ligera acogía a los participantes. El paisaje era espectacular y aunque se esperaba viento del norte, nadie sospechaba aún la fuerza que tendría. Los 60 participantes fueron entrando en el agua en 3 grupos de menos a más velocidad, a las 9:30, 10:45 y 11:10. Andy iba en el grupo rápido, que dejaba la playa en último lugar, siendo uno de los 8 participantes que nadaban sin neopreno. Desde los primeros compases de la travesía la corriente en contra estuvo presente, lo que hizo que los grupos avanzaran más lento de lo que se esperaba, alcanzando el grupo rápido a los otros dos en menos de dos horas. Mientras se adentran por la Ría de Vigo rumbo a la Ensenada de San Simón, aumenta la fuerza del viento y la corriente en contra, por lo que cada vez es más difícil avanzar. Los más lentos son los que sufren más las consecuencias de estas condiciones, nadan desperdigados y apenas avanzan, muchos optan por retirarse, por lo que a las 14:20 la organización decide neutralizar a los grupos medio y lento, recogiendo en barcos a los nadadores, que después de 3 horas y media y casi 5 horas respectivamente, aún no habían alcanzado el kilómetro 7. Después del recuento, se lleva a los nadadores al Faro de Borneira (km 10) para que sigan nadando, aunque ya fuera de concurso.

IMG-20160625-WA0012El grupo de Andy sigue compacto y avanzando duramente ría arriba, aunque la temperatura del agua ha subido un poco, hasta los 16º, algunos no aguantan y deciden retirarse, pero Andy cada vez se encuentra más fuerte, no ha pasado frío y va en la cabeza del grupo la mayor parte del tiempo, siendo en todo momento líder de su categoría (nadadores sin neopreno). El Puente de Rande, que marca el kilómetro 22 está cada vez más cerca, llevan ya más de 7 horas nadando y Andy recuerda que el año anterior tardó 6 horas y 53 minutos, sabe que este año toca nadar mucho más tiempo y más fuerte, para vencer la corriente, pero no se desmorona. En los avituallamientos se alimenta bien y no flaquea en ningún momento,  está dispuesto a llegar a meta en primer lugar, incluso delante de los nadadores que van con neopreno.

IMG-20160625-WA0030Pero pasadas las 19 horas, después de más de 8 horas de Batalla y cuando se encontraban enfrente al Puerto de Domaio (km. 20), la organización decide neutralizar la travesía, atendiendo a razones de seguridad, por lo que retira a los pocos nadadores que aún estaban en el agua, los sube a las embarcaciones y los deja a 1000 metros del embarcadero de la Isla de San Simón, donde esperaban impacientes un centenar de espectadores, que les dieron un cálido recibimiento. Una vez que el grupo rápido alcanza la meta, los nadadores de los grupos medio y lento, que habían vuelto a ser retirados del agua y dejados también a unos 1000 metros, van alcanzando el ansiado embarcadero, después de más de 10 horas entre nado y esperas en las embarcaciones, para alegría y tranquilidad de todos sus acompañantes.

La Ría de Vigo se ha convertido en el escenario de la batalla más dura que recordarán los 60 participantes, pero también para la organización, que tuvo que afrontar situcaciones muy delicadas y que lo hizo de manera impecable, con toma rápida de decisiones que salvaguardaron la seguridad de todos los nadadores y kayakistas.

20160625_231712Muchas gracias a la organización, que actuando con el mejor de los criterios, nos permitió disfrutar de la travesía todo lo que se pudo y nos retiró del agua cuando las condiciones fueron imposibles. Muchas gracias también a los médicos voluntarios, que atendieron in situ a los  que lo necesitaron, a los kayakistas que soportaron peores condiciones aún que los nadadores, a los patrones de las embarcaciones, al equipo de seguridad, a todos los voluntarios que transportaron las pertenencias, que prepararon la llegada en San Simón, que esperaron a los nadadores atendiendo a los espectadores, que nos dieron comida y bebida, a las autoridades que nos agasajaron en Cesantes… a todos ellos les damos un sobresaliente alto, ellos no perdieron la Batalla.

Aunque en esta edición el mar ha ganado la Batalla de Rande, Andy se va contento con la experiencia, pues ha conseguido nadar más de 8 horas en aguas frías, entre 14º y 16º, con paradas para avituallamiento largas, alguna de casi 10 minutos y no le han fallado las fuerzas en ningún momento, lo que le da más seguridad para afrontar el Canal de La Mancha y el resto de retos de esta temporada.

(Fotos cortesía de Erika Machín)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s